Tratamientos de belleza Zaragoza ArpelEstetica - DEJAR DE FUMAR

Mmmm el tabaco, con lo que gusta ese cigarrito después de comer, con un café, con una caña con los amigos. Si pudiésemos controlarlo ¿verdad? Y fumar solo un par de cigarritos al día, así no tendríamos que pensar en dejarlo.
Si tienes ganas de verdad de dejar de fumar sigue leyendo, si no es así lee si quieres por si te da un empujón a dejarlo.
Es difícil fumar apenas, y aún ese poco es devastador para nosotros.
No voy a decirte todo lo malo que hace el tabaco, ya lo sabes por qué tienes información más que de sobras. Los perjuicios para nuestro organismo son tantos y tan grandes que nos mata.

Cada calada.

Y es una droga tan dura que hay personas que se mueren por el tabaco y siguen fumando. ¿Te has planteado que te puede pasar a ti? Puede que ese día supuesto en que dirás «dejo de fumar» no te llegue nunca.
Y mientras fumes seguirás entre otras cosas, oliendo mal. ¿Te parece una chorrada? Pues es lo primero que notamos las personas de un fumador, su olor, y esto te guste o no es parte de tu carta de presentación.
Lo primero, y tirándonos a lo nuestro cuando dejes de fumar olerás bien, tu boca, tus manos, tu pelo y tu ropa tendrán el aroma que tú quieras.
Te verás mejor, la piel recuperará su tono natural, tus poros se cierran, las arrugas se notan menos, tus ojeras y bolsas disminuyen y la mirada se aclara.
Como hemos quedado no voy a decirte todo lo malo que hace el tabaco, SI te pongo ahora unos consejos para que consigas tu objetivo:
1º- Tira el tabaco a la basura, tú ya NO FUMAS. No guardes por si acaso, la tentación es mayor si sabes que lo tienes a mano, además tu decisión es firme y HAS DEJADO DE FUMAR.
2º- Bebe mucha agua, el tabaco es excitante y reseca, el agua te ayudará a calmar la ansiedad, te lubricara la garganta y a fluidificar el moco para que lo elimines antes.
Lleva contigo una botella y bébetela entera cada día.

 

3º- Aliméntate bien, come variado y haz cinco comidas, es importante que tomes vitaminas para desintoxicar tu organismo.
-Vitamina C (cítricos, kiwi, pimientos verdes y rojos, espinacas, brécol, col Bruselas, hígado de ternera, yogurt natural, pistachos, guisantes, judías verdes
– Vitamina A: Zanahoria, tomate, calabaza, frambuesas, espinacas, borraja, alcachofas, patatas pescado azul (atún, sardina, caballa, salmón), leche, yema de huevo
Pero lo más importante de la dieta es que sea variada, aprovecha los productos frescos de temporada, la naturaleza es sabia y nos da lo que necesitamos, generalmente las variedades que se crían en nuestro entorno son las que más nos convienen, tanto por frescura como a nuestros bolsillos.
4º- Camina. El caminar es un ejercicio completo, y si has estado en el circulo vicioso de fumo y no me muevo, empezar a hacer deporte caminando te resultará fácil, además va a favorecer tu organismo al completo y relajará tu mente. Procura hacerlo por un parque si tienes posibilidad, que tu ritmo sea ligero para ti pero llevable, y conforme avances ya iras exigiéndote más. No te excedas, ya sabes lo de “el que mucho corre pronto para”. Mejor poco a poco y con constancia.
5º- Ponte una meta y recompénsate, ponte la meta por días o semanas, por ejemplo.
-Cuando lleve una semana me voy a regalar (lo que te apetezca).
-Como llevo un mes me voy a cenar al restaurante X (solo con lo que te ahorras en tabaco te dará para estas cositas y mucho más)
Las recompensas al alcanzar la meta fijada reforzarán tu decisión de que HAS DEJADO DE FUMAR.
6º- Déjate ayudar: Si tienes personas a tu alrededor que te animan y te arropan escúchales. Ya sabes que nosotras nos decantamos por la naturalidad, y la Acupuntura y la Aromaterapia te ayudarán a controlar la ansiedad, estarás más tranquilo, te ayudará a controlar el apetito y favorecerá el descanso.
Y he dejado para el final lo mejor y que en mi caso más valoro de ser ex-fumadora y es LA LIBERTAD, soy libre, no soy adicta al tabaco, las multinacionales que se forran a costa de mi salud y mi libertad. Han perdido una esclava y conmigo no se llenan los bolsillos más.

Ánimo y fuerza de voluntad. Y recuerda, YA NO TE DA LA GANA DE FUMAR MÁS.